Una copa de vino tinto reduce tu estrés y ansiedad, no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia

La fórmula para combatir de manera efectiva el estrés y la ansiedad estaría al alcance de una copa de vino tinto. Si sufres constantemente de estos padecimientos, quizá deberías comprar una botella, ya que contiene un componente que ayuda a controlar estos padecimientos.

Esto se confirmó a través de un estudio realizado por dos equipos de científicos, uno en Estados Unidos y otro en China, quienes determinaron que a partir de esta bebida alcohólica podría haber una alternativa para un tratamiento contra estas enfermedades.

El compuesto del vino

Investigadores de la Universidad de Buffalo y de la Universidad Médica de Xuzhou en China revelaron que el compuesto conocido como resveratrol, hallado de forma natural en el vino tinto, tiene efectos directos sobre la enzima que controla el estrés y la ansiedad.

El estudio identificó en primera instancia que el resveratrol tiene efectos antidepresivos, pero lo que no se sabía -y que se convirtió en el hallazgo principal- es que trabaja directamente sobre la enzima fosfodiesterasa 4 (PDE4), la cual se encuentra en la corticosterona.

El resveratrol se encuentra regularmente en la piel y en las semillas de las uvas, así como en las bayas, ingredientes principales para elaborar el vino tinto.

Así funciona la corticosterona

La corticosterona se encarga de regular la respuesta del cuerpo al trastorno del estrés, por lo que se le conoce como una de las “hormona del estrés”. Cuando el individuo se encuentra muy estresado, puede desarrollar una producción excesiva de esta hormona que incluso le podría provocar depresión.

Uno de los efectos adversos de la producción excesiva de la enzima PDE4 es que reduce los niveles de monofosfato de adenosina cíclico. Esta molécula funciona como un transmisor de las modificación fisiológicas como la división, el cambio o la muerte celulares.

En la investigación coordinada por el Dr. Ying Xu, se mostró cómo el resveratrol proporciona una función neuroprotectora contra la exposición prolongada de la corticosterona y la PDE4, inhibiendo así los efectos de esta última.

Otros alimentos que contienen resveratrol

Además del vino, las uvas, las bayas y otros alimentos pueden ser fuente de resveratrol, por si no quieres terminar tomando más de una copa.

Cacahuates o Maní

Aunque en menor medida, los cacahuates son otra fuente del compuesto. Se recomienda comer este alimento lo menos procesado posible, ya que una porción de 250 gramos de este alimento puede aportar hasta 0.065 miligramos de resveratrol. En cambio, la mantequilla de cacahuate solo provee 0.013 miligramos.

Pasas

Se entiende que las pasas son uvas secas, por lo que es natural que contengan resveratrol. De hecho, serían la alternativa más viable para obtener el compuesto, ya que la piel de este fruto seco contiene hasta 100 microgramos por gramo de corteza.

Con información de Ninfómana