Más de 100 expertos internacionales en economía y estadística niegan la “narrativa del fraude” electoral en Bolivia

Pedimos que se respeten las instituciones y los procesos democráticos de Bolivia”, comienza el manifiesto firmado por más de 100 expertos internacionales en economía y estadística, quienes hacen “un llamado a la OEA para que retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones, las que han contribuido al conflicto político y han servido como una de las ‘justificaciones’ más utilizadas para consumar el golpe militar”.

Los firmantes, procedentes de entidades como el Economic Policy Institute y diversas universidades de Estados Unidos, Australia, México e India, entre otros, condenan que Donald Trump apoyara “abierta y firmemente el golpe militar del 10 de noviembre que derrocó al Gobierno del presidente Evo Morales” y explican mediante sus conocimientos en Estadística por qué no es correcto “el relato de fraude”.

La polémica se desató el mismo día de la cita electoral, cuando hubo un ‘apagón’ de casi 24 horas en el recuento rápido de votos. El momento en el que el sistema volvió actualizarse, incorporando los votos desde el extranjero, Evo Morales superaba a su contrincante Carlos Mesa con un margen de 10,14 puntos, justo por encima de los 10 puntos necesarios para evitar la segunda vuelta.

La oposición comenzó a acusar a Morales de fraude, y la Misión de Observación Electoral de la OEA para Bolivia expresó, tras recorrer 991 mesas de votación en 352 centros, su “profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos tras el cierre de las urnas”. Sin embargo, estos expertos critican que no se incluyó “evidencia alguna que respaldara esta declaración”. Afirman que “es fácil mostrar con datos electorales, los que están disponibles públicamente, que el cambio en la ventaja de Morales no fue ni ‘drástico’ ni ‘difícil de explicar’.”

Por qué no hubo fraude, según los expertos

“Hubo una pausa en el “conteo rápido” de los resultados de la votación —cuando se llegó al conteo de 84% de los votos—  y la ventaja de Morales era de 7.9 puntos porcentuales. Con un 95% del recuento total de votos, su margen había aumentado a poco más del 10%, lo que permitió a Morales ganar en primera ronda sin tener que ir a una segunda vuelta.

Al final, el conteo oficial mostró una ventaja del 10.6%”, explican en el comunicado, apoyándose en un informe publicado por el Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR, por sus siglas en inglés), un think tank con sede en Washington que ya cuestionó seriamente en un informe publicado el 10 de noviembre el papel de la misión electoral de la OEA en Bolivia.

Los firmantes recuerdan que “no es inusual que los resultados de unas elecciones tengan un sesgo por ubicación geográfica, lo que significa que los resultados pueden variar dependiendo de cuándo se cuenten los votos de las diferentes áreas”. El comunicado cita el ejemplo de últimas elecciones para Gobernador en Luisiana, donde el candidato demócrata ganó por 2’6 puntos porcentuales tras aparecer como perdedor casi toda la noche. “El cambio en el liderazgo de Morales no fue ‘drástico’ en absoluto; fue parte de un aumento constante y continuo en la ventaja de Morales iniciado horas previas a la interrupción”, señalan.

Según estos expertos, la explicación del aumento de margen es “bastante simple” y “se basa en que  las áreas que contaron sus votos más tarde fueron más pro-Morales que las áreas que contaron sus votos más temprano”. Un resultado final que califican de “bastante predecible sobre la base del  primer 84% de los votos reportados”. “Esto se ha demostrado mediante el análisis estadístico y también mediante un análisis más simple de las diferencias entre las preferencias políticas de las áreas que informaron sus votos antes y las que informaron después”, recalcan. 

Con información de Libertad Digital