Estudio confirma que un mal jefe puede enfermarte tanto como el cigarro y darte cáncer

A veces el mayor problema del trabajo no es la dificultad o cantidad de este, sino el mal ambiente laboral. No todas las personas tienen la suerte de tener un jefe que valore su desempeño y vele por su bienestar. Los llamados “malos jefes” no solo son un dolor de cabeza, sino que pueden ser perjudiales para la salud, tanto como lo es el tabaco o el cáncer. Un análisis de más de 200 estudios sobre ambientes laborales elaborado por el Harvard Business School y la Universidad de Standford, concluyó que el estrés que provoca un mal jefe puede ser tan dañino para la salud como lo es el cigarro para un fumador pasivo.

Una persona que está sometida a un ambiente con humo de tabaco puede sufrir alteraciones de sus niveles de triglicéridos, grasa en la sangre, disminución de colesterol bueno y enfermedades cardiacas, mismos síntomas que puede padecer una persona que no trabaja en un ambiente grato que vele por su armonía y bienestar. Si sientes que trabajas en un ambiente tóxico, quizás sea momento de empezar a buscar nuevos horizontes de oportunidades ¿no crees?