Empiezan los agarrones entre poderes del Estado

El recién electo presiente de la república, Nayib Bukele inició una controversia sobre las funciones y presupuestos entre los órganos Ejecutivo (presidencia) y Legislativo (Asamblea Legislativa), donde a través de redes sociales dijo que el lunes 18 de febrero presentaría una pieza de correspondencia para reorientar fondos destinados a la construcción de un nuevo edificio para albergar a los diputados.

Bukele propone reducir a la mitad el presupuesto destinado a la construcción del nuevo edificio, es decir $16 millones de dólares, para construir 50 nuevas “escuelas modelo”, además de cinco escuelas de arte y 14 bibliotecas para todo el país.

Inmediatamente, el presidente de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, reacción también a través de redes sociales informando a Bukele “antes de solicitar una reorientación de fondos debería saber que ese dinero no está considerado en el presupuesto de este año y, desde un punto de vista técnico, no se puede reorientar lo que no existe. Debo ser claro, aún no hay fondos asignados para construir en 2019”-

Además, Quijano agregó que los $600 mil dólares asignados por el FOSEP no son solo para el diseño. Con este fondo se realizarán también “todos los estudios de suelo, hidrográficos y todos los necesarios para determinar si el terreno asignado reúne las condiciones para soportar una infraestructura”.

Finalmente, Qujano le dijo a Bukele que los fondos de los cuales podrá disponer y reorientar después de tomar posesión como presidente será de la Presidencia de la República, los gastos reservados (OIE), para reforzar el presupuesto del ministerio de Educación ese 2019.