China confirma que un medicamento contra la gripe utilizado en Japón es eficaz contra el coronavirus

China ha completado la investigación clínica de favipiravir, un medicamento antiviral que ha demostrado una buena eficacia clínica contra la nueva enfermedad por coronavirus (COVID-19), según ha señalado un portavoz oficial.

Favipiravir, el medicamento contra la gripe que, fue aprobado para uso clínico en Japón en 2014, “no ha mostrado reacciones adversas obvias en el ensayo clínico”, ha señalado Zhang Xinmin, director del Centro Nacional de Desarrollo de Biotecnología de China bajo el Ministerio de Ciencia y Tecnología, en rueda de prensa.

El favipiravir se ha recomendado a los equipos de tratamiento médico y debe incluirse en el plan de diagnóstico y tratamiento para Covid-19 lo antes posible.

Los pacientes que recibieron el tratamiento en Shenzhen dieron negativo cuatro días después de detectar que sufrían la enfermedad mientras los que no habían recibido tratamiento tardaron once, subrayó la emisora pública NHK.

Los rayos X, además, confirmaron una mejoría a nivel pulmonar en aproximadamente un 91% de los pacientes que tomaron Favipiravir, mientras que este porcentaje se reducía al 62% en quienes no lo hicieron.

Investigadores de todo el mundo siguen trabajando contrarreloj para encontrar una vacuna. Ayer China anunciaba la puesta en marcha en abril de los ensayos clínicos de una vacuna contra el Covid19.

“Se espera que algunas vacunas contra la nueva enfermedad por coronavirus (COVID-19) desarrolladas por instituciones de educación superior chinas entren en ensayos clínicos o se utilicen de emergencia lo antes posible”, ha explicado en rueda de prensa este martes el funcionario chino, Lei Chaozi.

La vacuna basada en el vector viral de la gripe se encuentra actualmente en experimentación animal para pruebas de seguridad y eficacia y está programada para solicitar el ensayo clínico a fines de abril.

Asimismo, el ministerio ha pedido a las universidades y centros de investigación que van más aventajados en sus investigaciones, incluidas la Universidad de Pekín, la Universidad de Tsinghua y la Universidad de Xiamen, así como a instituciones de investigación científica y empresas relacionadas, que aceleren la investigación sobre la vacuna Covid-19.

Los científicos chinos han estado compitiendo para desarrollar vacunas mediante cinco enfoques: vacunas inactivadas, vacunas de subunidades de ingeniería genética, vacunas de vectores de adenovirus, vacunas de ácido nucleico y vacunas que usan virus de influenza atenuada como vectores.

Con información de El Mundo