“Si vieran lo que yo veo, no le darían móviles a sus hijos” – Experta en ciberseguridad.

Los peligros de la red para nuestros hijos.

Ver a niños ser entretenidos por tabletas y celulares es un escape que muchas madres han estado usando recientemente. Tenemos que tomar en cuenta que la red es un universo bastante grande donde sí, vamos a encontrar videos divertidos o tutoriales bastante bien explicados, pero también es un lugar donde existen peligros como: pornografía, ciberacoso, adicción, hipersexualización entre más cosas.

Silvia Barrera es una experta en ciberseguridad de la policía quien publicó su libro “Nuestros hijos en la Red. 50 cosas que debemos saber para una buena prevención digital” y en una entrevista a la cadena ABC da respuesta a algunas interrogantes de que todos podemos tener:

-El comienzo del libro es muy claro y directo. Haces un repaso por ese mundo en el que vivieron los padres y que tanto se diferencia del que ahora viven los hijos. A los progenitores: ¿les cuesta aceptar ese nuevo entorno o no lo quieren entender?

– Hay que comprender que los adultos hemos heredado la Red y la utilizamos más con fines profesionales o utilitarios (hacer compras por Internet, utilizan la banca online, etc.). Pero los niños no. Para ellos, su mundo gira en torno a lo digital. Su manera de comunicarse es visual: no se llaman por teléfono sino que se envían un vídeo por TikTok. Este es el mundo en el que han nacido. Lo viven con la misma intensidad con la que nosotros vivimos en su momento el mundo físico y, por tanto, hay que entenderlo. Por eso es vital crear una cultura digital desde pequeños. ¡Es lo que van a proyectar en su vida! Es una inversión de futuro. Internet no es un fenómeno que ha venido para irse. No, ha llegado para quedarse, está aquí y va a ir a más. Por eso es tan importante entender este nuevo mundo.

– Hablas también de las excusas que ponen los padres y madres a la hora de no entender esa nueva realidad: «no tengo tiempo», «es que en mi época» ¿Estamos ante una falta de interés o de no saber?

– Es una necesidad que entendamos el mundo en el que viven los menores porque los adultos seguimos viendo Internet como un juego. Se piensan que los menores viven en un mundo virtual en el que juegan, se divierten, experimentan… Pero es que estamos hablando de «su mundo», y es un entorno que tiene muchos riesgos. Al igual que en el físico nos preocupamos por no dejarles solos en plena calle, ¿por qué les dejamos solos en el mundo virtual? Cuanto antes nos sentemos con ellos a hablar, a explicarles las cosas, mejor. Es el mundo que nos ha tocado vivir.

«No hay que olvidar que con 3 años les estamos dejando la tableta para que vean vídeos. Con esa edad no va a chatear y cuando se la quitas, se la has quitado».

Estamos dándole ya un dispositivo electrónico desde que no saben hablar, están consumiendo información y es solo cuestión de tiempo que quieran independencia, que te pidan un móvil, con sus cuentas, y tener cierta privacidad. Por eso es una inversión de futuro. Lo que no puedes hacer es darle un móvil a la edad que sea y cuando tenga 15, ponerle normas e intentar reconducir la situación cuando antes no les has formado ni has establecido unas normas.

-Así que el «no tengo tiempo» no vale.

– Es una cuestión de prioridades porque forma parte de la educación enseñarles los riesgos de la Red y estar un poco al día de los que sucede. Es también una inversión de futuro. A los niños les están dejando solos con una herramienta que les abre al mundo. Por eso no se les puede dejar solos. ¡Lo veo todos los días!
Hay que configurarles el dispositivo, enseñarles que no pueden estar todo el día conectados y que, a la hora de dormir, se van a su cuarto sin el móvil. En la familia se deben crear unas normas de uso y un clima de confianza porque los niños van siempre a buscar ciertas aplicaciones, redes sociales, o cosas por Internet por su cuenta. Pero, al estar educado, sabe que se salta las normas y cuando reciba un mensaje de un extraño o algo peligroso, te preguntará. Es mejor que el niño vaya a ti a que tú tengas que estar detrás de él. Y este tipo de conflictos familiares son asuntos que la familia, no la policía, tiene que resolver en casa.

-En el libro haces especial hincapié en no dejarlos solo al navegar. De hecho, dices que los padres deben ser los «ciberagentes y protectores digitales de los nuevos hijos». Es muy probable que nadie se plantee esto cuando entrega un móvil al menor.

– Es que los adultos no son conscientes y, además, ignoran la potencialidad de los niños, que son muy listos: pueden saberse cuál es tu código de desbloqueo del móvil o descargarse «apps» que no deben, usarlas y luego eliminarlas. Los padres tienen que estar muy atentos y no pueden permitir que el niño tenga un móvil cuyo código PIN desconozcan o no sepan qué hace su hijo tanto tiempo con el móvil. «Si se lo quito se enfada», me dicen muchos padres. Quítaselo. No hay más. No se les va a crear un trauma por quitarles el móvil durante una semana por un mal uso o por si se saltan las normas. Hay que ser estrictos. De hecho, estoy segura de que si vieran lo que yo veo todos los días, serían conscientes y no darían móviles a sus hijos.

– A menudo los progenitores aducen que son incapaces de seguir a sus pequeños porque las nuevas tecnologías les han pillado fuera de juego y es un sector que se desarrolla muy rápido.

– No hace falta que hagan un máster ni nada parecido. Lo explico en el libro. Hace falta solo entender cómo funciona la Red. Son solo cuatro cuestiones muy básicas. Al final, todo se repite. Los padres me siguen haciendo las mismas preguntas que hace 10 años: siguen las mismas dudas y la misma ignorancia. Ves que al final no saben ni lo más básico.
¿Cuántos saben que la edad mínima de acceso a las redes sociales es de 13 años? ¿Y 16 en el caso de WhatsApp? Olvidamos que los niños no tienen herramientas emocionales para afrontar una situación de acoso. ¡No las tiene ni un adulto! Los riesgos están ahí y por eso hay que enseñarles.

-También, precisamente, hablas de que nadie nos ha enseñado a identificar los delitos que se dan en la web pero sí en el mundo físico y aseguras que los límites son los mismos. Sin embargo, creo que hay un factor -la viralidad- por la que esos conceptos se confunden ¿no?

– El afán de los menores es tener seguidores o, sino, eres un «Don nadie». Ellos saben que cuanto mayor impacto genere lo que publiquen, más «likes» y seguidores obtendrán. Entonces no distinguen si el contenido es peligroso, violento, de adultos… Pero saben que llaman la atención. Y además, tienen referentes que, en muchas ocasiones, son adultos. Creen que socialmente está bien visto así que ¿por qué no lo van a hacer ellos? Hay que explicarles, sin embargo, que eso no está bien. Es difícil pero hay que pararles los pies. No se les puede mandar el mensaje de que valen más por lo que publican en sus redes sociales.

El problema es que ese contenido es accesible y nadie les enseña que lo que un «youtuber» recomienda es falso o que lo que hace no está bien. Y son sus referentes. Todo esto hay que hacerlo a edades tempranas. No hay que hablarles de delitos, sino de límites, y explicarles que no se pueden compartir fotos íntimas, por ejemplo. Por que hay otra cosa: es más fácil cruzar la línea roja en Internet que en el mundo físico.

-En el libro también indicas que hay que estar pendientes de lo que publican. ¿Cómo hacerlo sin llegar a ser unos controladores? Porque hablas de espiar, desactivar e incluso de quitarles el móvil pero también derecho a su intimidad ¿no?

-Son muchos los conceptos que me planteas. Lo primero que deben saber los padres es qué publican sus hijos por la razón de que si un menor de 12 años está en Facebook compartiendo fotos, vídeos o cualquier otro tipo de contenido… ¿por qué tiene perfil en esta red social cuando no puede? En el caso de que quiera tenerlo, habrá que configurarle una cuenta a través de un correo electrónico que maneje el progenitor, por ejemplo. El perfil lo tiene que configurar también el padre o la madre aunque «yo te deje usarlo». Y a los niños hay que dejarles muy claro que esa cuenta la gestionas y revisas tú. Nunca hay que dejar que se haga él su propio perfil en una red social.

Con respecto a la intimidad, no se trata de leerle todas sus conversaciones de WhatsApp pero sí de supervisar su actividad. Por ejemplo, si vemos que chatea con alguien que no es de su círculo cercano, que se esconde o se aparte de ti cuando está con el teléfono, no quiere que sepas cuál es su PIN… Algo pasa. Por eso siempre se debe supervisar el teléfono.

La seguridad es un tema bastante grande, pero cuando se trata de nuestros hijos no debe de haber reparo en querer mantenerlos seguros. Comparte las palabras de esta experta para que todos tengamos más cautela en el uso del Internet.

Fuente: Nation

Asesinan a dos trabajadores en San Rafael Obrajuelo

Abel de Jesús Barahona, de 36 años de edad y José Andrés Cruz, de 18 años, se levantaron como cada madrugada para dirigirse a trabajar en la corta de caña, sin embargo encontraron la muerte a manos de sujetos desconocidos.

Las víctimas fueron asesinadas mientras esperaban transporte para llegar a sus trabajos. El doble homicidio se perpetró en la calle principal del caserío Las Garzas, cantón La Palma, San Rafael Obrajuelo, departamento de La Paz.

La PNC no reporta capturas ni posible móvil de ambos crímenes.

¡Se salvó de milagro! Abuelita de 72 años sobrevive a enjambre de abejas

Una anciana de 72 años vivió este día uno de los peores temores del ser humano: ser atacado por un enjambre de abejas enfurecidas.

La mujer que no fue identificada, fue auxiliada por el Cuerpo de Bomberos de El Salvador, en el sector de la calle El Progreso, colonia Las Delicias del Norte, Mejicanos, departamento de San Salvador.

Bomberos informó que acudió a la residencia y con el apoyo del Sistema de Emergencia Médica (SEM), del ministerio de Salud fue trasladada hacia un centro asistencial, debido a las múltiples picaduras en todo el cuerpo.

Se espera un informe oficial de la situación médica de la abuelita.

9 promesas firmadas e incumplidas por Bukele a trabajadores de la PNC

El Movimiento de Trabajadores de la Policía (MTP), denunció a través de sus redes sociales el incumplimiento de las promesas realizadas por el actual presidente Nayib Bukele, mientras buscaba el voto del sector durante la campaña electoral.

Del acuerdo realizado entre el MTP y Bukele, después de siete meses ninguna ha sido cumplida.

El MTP acordó el pasado 13 de enero de 2019, apoyar públicamente al entonces candidato si cumplía nueve puntos que consideraban vitales para mejorar las condiciones laborales y de seguridad para empleados operativos, administrativos y supernumerarios de la PNC.

Entre los puntos que no se han cumplido están:

  1. Reinstalación de elementos afectados por procesos disciplinarios y que fueron obligados a renunciar con 20 años de trabajo.
  2. Eliminar procesos disciplinarios ilegales.
  3. Erradicar la prepotencia de oficiales de la PNC y eliminar privilegios como vehículos, gasolina, motoristas, seguridad, entre otros.
  4. Instalación de una mesas permanente de diálogo y negociación.
  5. Mejora salarial para todos los trabajadores: operativos, administrativos y supernumerarios.
  6. Programas para proteger al policía y su familia.
  7. Programas para atender a las viudas y huérfanos.
  8. Escalafón para personal administrativo.
  9. Traslado del personal supernumerario a ley de salario.

Las promesas que fueron firmadas por Bukele hace un año generaron expectativas entre los trabajadores y sus familias, quienes corrieron a las urnas para dar sus votos el pasado 3 de febrero. A un año, el MTP considera que la acción es “una falacia de campaña electoral”.

Tres capturados por amenazas y robo en San Antonio Abad

Durante un pratullaje realizado por agentes del Sistema 911 de la PNC, en la zona de San Antonio Abad, fueron detenidos Jorge Luis Chamul de La Cruz, de 33 años, Erick Alexander Renderos Ramírez, de 24 años, y José Eduardo Moreno de 22, por el del delito de amenazas y robo.

A los capturados se les incautó $445.00 y un celular.

Según investigación policial, los detenidos habrían cometido los delitos en perjuicio de una mujer de 37 años de edad, a quien despojaron del dinero y de un teléfono celular.

Adiós seguridad: asesinan primer agente de la PNC

En horas de esta noche, se reportó el asesinato del agente policial José Domingo Hernández, ONI 32698, destacado en Sensuntepeque, Cabañas. El crimen sucedió alrededor de las 8:35 p.m. en el cantón Zacatillos, San Juan Nonualco, en La Paz.

Hernández se conducía a bordo de una motocicleta cuando fue interceptado y atacado por grupos criminales a bordo de un vehículo. El agente presentó lesión por arma de fuego a la altura del tórax y según el reporte policial falleció en el hospital.

Al cierre de esta nota se reporta la captura de dos supuestos pandilleros, así como una mujer, quien se presume era novia del policía. Las capturas se realizaron en el municipio de Olocuilta, departamento de La Paz.

ISSS bota medicinas mientras pacientes sufren carencias

Mientras las autoridades del Seguro Social se jactan de las “estrictas medidas de seguridad en sus bodegas y laboratorios”, este día circulan en redes sociales diversas fotografías tomados por un ciudadano residente en la colonia Tres de Mayo de San Salvador, en las cercanías de FUDEM, donde localizaron un lote de medicamentos propiedad del ISSS en completo abandono.

Cientos de medicamentos, muchos con vencimiento dentro de un año y unos cuantos finiquitados hace un par de meses, se encuentras dispersos en el lugar.

Entre los fármacos se encuentran para tratamientos cardiovasculares, diabetes, hipertensión, vejiga urinaria, hongos, vitaminas y expectorantes.

Por el momento, ninguna autoridad del ISSS, PNC o Fiscalía se ha hecho presente al lugar.

Este es parte del listado de medicamentos encontrados:

  1. Propanolol
  2. Senokot
  3. Brondex
  4. Xarelto
  5. Variplex
  6. Itraconazol
  7. Flexacord
  8. Cardiosorbide
  9. Deflazacord
  10. Glipedin
  11. Varteal
  12. Eskopor
  13. Amaryl
  14. Vitamina C
  15. Tolterodina
  16. Codefort
  17. Farsental
  18. Minart

Embolsado y encunetado, así abandonaron el cadáver de un hombre en Quezaltepeque

Autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC), reportó el hallazgo del cadáver de un hombre en la carretera que conduce desde el municipio de Quezaltepeque hacia el desvío de San Juan Opico, en el departamento de La Libertad.

El hallazgo se dio a primeras horas de este domingo sobre el kilómetro 27 de la carretera, en el cantón Primavera de la jurisdicción de Quezaltepeque.

Los informes preliminares indican que en horas de la madrugada, sujetos desconocidos y a bordo de un vehículo abandonaron una bolsa negra en la referida zona y dentro de la misma se encontraba el cuerpo.

Por el momento, no se ha proporcionado la identidad del occiso ni la causa de muerte.

Repunte de homicidios salpica a Santa Tecla

Wilber Adalberto Jiménez de 23 años de edad, fue asesinado en las primeras horas de esta mañana, cuando salía de su residencia en la colonia Las Palmeras, en el sector conocido como El Tanque, en Santa Tecla, departamento de La Libertad.

Según el informe de la Policía Nacional Civil (PNC), sujetos desconocidos interceptaron a Jiménez cuando se dirigía a trabajar, y sin mediar palabras abrieron fuego contra él.

La víctima intentó escapar de sus verdugos y sin éxito procuró refugiarse en su casa, por lo que el cadáver quedó cerca del lugar.

Por el momento se desconoce el móvil del homicidio, por lo que las autoridades procesan la escena e inician las investigaciones pertinentes.

De película: reo se fuga en hospital Mazzini de Sonsonate

Al mejor estilo de Hollywood y sus películas de escape, este día un reo, cuya identidad no fue proporcionada, huyó sin mayores complicaciones del estacionamiento del hospital Jorge Mazzini de Sonsonate.

El reo guardaba prisión en una bartolina de la Policía Nacional Civil en dicho municipio, y fue trasladado hacia el nosocomio por supuestos problemas de salud.

Sin embargo, testigos que presenciaron la fuga, aseguran que el reo fue bajado de la patrulla, pero cuando iba a realizar el ingreso salió corriendo por el portón del parqueo, aprovechando que otro vehículo ingresaba al lugar, dejando atónitos a los transeúntes y pacientes.

El prófugo corrió aprovechando que no iba esposado, por lo que el agente policial que lo custodiaba será acusado de evasión. Además, las autoridades no descartan que la acción estuviera planeada.

El reo guardaba prisión por el delito de posesión y tenencia de droga.